De acuerdo con la Fiscalía de Hillsborough, una de las abogadas defensoras logró recuperar hace un mes varias muestras de ADN que no fueron cotejadas en esa época, ya que la tecnología forense no era muy avanzada.

El ente de control, igualmente, señaló que los resultados demostraron que DuBoise –quien fue condenado inicialmente a la pena de muerte– no tuvo nada que ver con el atroz crimen de Grams.

El fiscal Warren admitió que el hombre fue “condenado injustamente” luego de realizarse una investigación por cerca de un año. “La familia de la víctima merece tener la verdad y esta nueva evidencia ayuda a revelarla”, agregó.

La única prueba física que se presentó en el juicio hace más de 30 años fue una supuesta marca de una mordida en el rostro de la víctima que, según un experto, coincidía con la forma de la boca de DuBoise.

“Le pido disculpas en nombre de todo el sistema judicial del condado”, concluyó el fiscal estatal de Hillsborough, Andrew Warren, quien además, aceptó que no podrán “devolverle el tiempo que perdió”.

Robert DuBoise, de 55 años de edad, saldrá este jueves caminando de la Institución Correccional Hardee, ubicada en el estado de Florida, después de casi cuatro décadas encarcelado por un delito que no cometió.