Este fue el tanto que llegó tras el saque de manos que con gran fuerza cayó al centro del área; luego Thomas Delaney asistió a Jorgensen, que mandó la pelota por debajo de la humanidad del arquero Subasic, cuando tenía toda la opción de atraparla. Desde el saque inicial solo habían pasado 58 segundos:

Si bien es el gol más rápido hasta el momento de Rusia 2018, está bastante lejos del récord absoluto del turco Hakan Sukur, quien le anotó a Corea del Sur a los 11 segundos en el partido por el tercer puesto del Mundial de 2002.

El artículo continúa abajo

Curioso resulta que el empate de Croacia llegó menos de 2 minutos después, en los pies de Mario Madnzukic y tras otro insólito error.