Pogba se encontraba en una sesión de fotos con el trofeo del Mundial y mientras que compartía con sus compañeros y se dirigía sus seguidores en Instagram, con copa en mano y mirándola, gritó un par de veces: “It’s coming home”.

El jugador del Manchester United sabía que lo que dijo no caería muy bien entre los ingleses, pidió disculpas un par de veces y aclaró que estaba bromeando.

El artículo continúa abajo

Este es el momento en el que Pogba bromea con que el trofeo del Mundial se fue para casa con los franceses: