El reporte que entregó la Policía, y que compartió El País de Cali, es que varios uniformados atendieron un llamado que hizo la gerencia del Hotel Miami, el fin de semana pasado, ya que la pareja alegaba que no podía pagar la deuda de la recepción porque el cofre en el que los invitados depositaron los sobres de dinero había desaparecido.

No obstante, según ese medio, desde el hotel informaron que ese cofre estuvo toda la noche a la vista de los invitados, y que de haber sido robado el responsable habría quedado al descubierto.

Por eso, los organizadores del evento no creyeron en la versión que les dio Isler, y contaron que hubo un momento en el que se terminó el trago y que la modelo “pidió otras doce botellas” de whisky, el cual pagó en efectivo.

El costo de ese licor fue de 3.500.000 pesos, dinero que según conoció ese medio no estaba dentro del presupuesto inicial que se destinó para cubrir la ceremonia.

Fue por eso que la Policía tuvo que intervenir en la situación, y la solución fue que la pareja firmaba una letra en blanco como acuerdo para saldar la deuda.

Esta nueva versión policial contrasta con la que en un principio entrego Isler, en diálogo con ‘Lo sé todo’, en donde dijo que la cuenta aumentó porque algunos invitados pidieron cosas a su nombre.

“El hotel nos prestó el servicio de meseros y comida, y lo que pasó es que personas empezaron a pedir a nombre mío en el minibar. [Además,] se anexaron unas habitaciones de unas personas que habían llegado de afuera y eso fue lo que sumó a la cuenta que nos dio el hotel”, dijo Isler en el programa.

Este altercado al parecer afectó la salud del actor, pues “sufre de problemas cognitivos y se desestabiliza muy fácilmente”, puntualizó el medio.