Por: W RADIO

Noticias de Colombia y el mundo: entrevistas, internacional, economía, política y deportes.n

Este artículo fue curado por Santiago Avila   Nov 22, 2023 - 10:54 am
Visitar sitio

Aunque nadie habló de eso directamente, existía una esperable tensión entre el anfitrión y los invitados.

(Lea también: Felipe Zuleta duda de actitud de Petro con empresarios y pregunta si les tiene dosier)

Gustavo Petro, el primer presidente de izquierda de Colombia, ha construido su carrera con un programa de reivindicación social que muchos encuentran agresivo frente a los grandes empresarios.

Este martes se vieron cara a cara el jefe de Estado con once de las personas más ricas de Colombia:

  • Los banqueros Luis Carlos Sarmiento Angulo y Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez, líderes del Grupo Aval.
  • Carlos Julio Ardila, cabeza de la Organización Ardila Lulle, dueña entre otras empresas de Postobón, Incauca, y RCN Radio Televisión.
  • Alejandro Santo Domingo y Carlos Alejandro Pérez, controlantes del Grupo Valorem (antiguamente conocido como el Grupo Santo Domingo) dueños del Canal Caracol, el diario El Espectador, la cadena radial Blu, y las tiendas D1.
  • Pedro Carvajal, presidente del Grupo Carvajal.
  • Harold Eder, cabeza del ingenio azucarero Manuelita.
  • César Caicedo, el hombre al mando de Colombina.
  • Carlos Eduardo Pacheco y Luisa Pacheco, por cierto, la única mujer empresaria presente en la reunión. Los Pacheco son los controlantes del grupo Scotiabank Colpatria.
  • Carlos Enrique Cavelier, el líder de la productora láctea La Alquería.

La reunión duró cinco horas, donde el tema principal fue la necesidad de forjar un acuerdo nacional para que el Gobierno oiga con atención la voz de los empresarios, y los dueños de las grandes compañías del país atiendan las necesidades de cambio social que pregona el presidente Gustavo Petro.

En una reunión con tantas personas acostumbradas a mandar, es difícil que una voz se destaque por encima de las otras. Sin embargo, varios de los asistentes al encuentro coinciden en que Luis Carlos Sarmiento Angulo concentró, durante muchos momentos, la atención de todos los asistentes.

El banquero de 90 años hizo gala de una gran lucidez. Cuando el tema fue la necesidad de desarrollar el Chocó como una forma de desembotellar grandes áreas de producción de Colombia, Sarmiento Angulo mostró un deslumbrante conocimiento geográfico de la zona. Sobre un mapa enseñó las posibilidades y oportunidades de la llamada Conexión Chocó. Sin tocar una calculadora, expuso cuánto puede valer el proyecto y cuáles son las utilidades sociales que puede dejar.

Expuso la cantidad de kilómetros que deberían construirse, el costo del valor del cemento necesario para las obras, e ideas sobre posible financiación.

En fin, el hombre mayor de la reunión fue también quien más habló en público, y quizás, el que más tiempo de conversación individual tuvo con el presidente de la República, ya que estuvo sentado a su lado en la mesa.

El menú fue sencillo pero a todos les encantó: Posta cartagenera y puré de yuca.

El postre: helado de frutas como maracuyá, curuba, y banano servido en las propias frutas.

No se sirvió licor en la reunión. La bebida oficial del encuentro entre el mandatario y los empresarios fue Kola Román, la más cartagenera de las gaseosas producida hoy por Femsa Coca-Cola.

Carlos Julio Ardila, presidente del grupo empresarial controlante de la competidora Postobón, y quien no consume sino las bebidas producidas por ellos, se refugió en el café y el agua con hielo. Para no romper su costumbre, no probó la Kola Román dietética que hizo las delicias de los otros asistentes.

Carlos Eduardo Pacheco, de Colpatria, hizo énfasis en la necesidad de encontrar propósitos comunes por el bien del país y señaló que, más allá de cualquier diferencia política, es necesario que Gobierno y empresarios remen en la misma dirección para superar los retos que afronta la economía nacional.

Harold Eder, de Manuelita, hizo énfasis en lo que llamó la formalización de las economías populares. El magnate azucarero sostuvo que apoyar a las pequeñas empresas para que tengan acceso a crédito costeable y mayores oportunidades de comercialización, podría ser el mayor motor de desarrollo del país.

(Vea también: Petro busca en tinto con Uribe destrabar reforma a la salud, para la que agoniza este año)

Carlos Enrique Cavelier, de La Alquería, expuso ideas sobre el uso más racional del campo para aumentar la productividad y al mismo tiempo cuidar el planeta, un postulado que está en el ideario de Gustavo Petro y que llamó poderosamente la atención del presidente.

Al final de la reunión, Gobierno y empresarios descubrieron que están de acuerdo en muchas más cosas de las que imaginaban inicialmente.

Lee todas las noticias de economía hoy aquí.