Su sociedad Pedro Gómez y CIA S.A.S. tendrá que someterse al proceso regulado por la Ley 1116 de 2006. Según la Supersociedades, dentro del proceso fue designado como promotor el representante legal de la compañía, José Orlando Cortés Barrera.

Hay que decir que no es la primera vez que el negocio de este empresario de la construcción se ve enfrentado a una crisis de gran tamaño. Algo similar ocurrió en los años 2011, 2014 y 2016, etapas en la que el ente regulador también tuvo que intervenir.

En el marco de este nuevo proceso, Pedro Gómez y CIA deberá entregar en los próximos 10 días, de acuerdo a lo que determina la ley, una actualización del  inventario de activos y pasivos, incluyendo las acreencias causadas entre la fecha de corte de la solicitud y la fecha del día anterior del Auto, soportados en un estado de situación financiera, un estado de resultado integral y notas de los estados financieros, suscritos por el representante legal, contador y revisor fiscal, agregó la Supersociedades en un comunicado enviado a medios.

También, el promotor deberá presentar el proyecto de calificación y graduación de créditos y determinación de derechos de voto, dos meses posteriores a la firmeza del auto de admisión,  información base para la definición del pasivo a reorganizar por parte de la compañía y para negociar la fórmula de pago con sus acreedores, agregó.

La primera vez que esa compañía entró en crisis fue a finales de los 90.