La medida, aunque fue concertada en el Consejo Nacional Lácteo, no les cayó muy bien a los grandes comercializadores; de acuerdo con Sebastián Bargans, presidente de Asoleche, el aumento en el precio de la leche cruda que se paga al productor afectará directamente al bolsillo de los colombianos.

“Nos genera una gran preocupación en la industria láctea teniendo en cuenta que la inflación en 2019 cerró en 3,8 %, y el salario mínimo subió apenas 6 %. Cuando analizamos esta cifra del 8 % vemos que el poder adquisitivo de todos los colombianos se verá disminuido en su capacidad de compra de los productos lácteos”, destacó Bargans en un video enviado a medios.

Aunque dependerá de cada empresa el incremento en el precio que se hará al consumidor final, el presidente del gremio manifestó que es un dato que genera preocupación en la medida de que los colombianos van a poder comprar menos de estos productos para alimentar a sus familias.

El resultado del incremento, según el ministro de Agricultura Rodolfo Zea, se deriva del comportamiento de las variables de mercado dentro de las cuales se destacan la canasta de costos ganadera, precios al consumidor de leche y derivados lácteos, precios en planta de proceso, precio internacional e inventarios.

“Vale la pena destacar que durante 2019 la oferta de leche cruda registro una caída en su precio de casi 8,5%. Por su parte, el precio internacional registró un incremento del 5,6%”, explicó la cartera agropecuaria en un comunicado.