Con las más recientes reformas al sistema tributario en Colombia, desde julio de 2018, estos negocios virtuales como Uber, Cabify, Spotify, Netflix, Rappi, Merqueo (y varios más) pagan impuestos, a pesar de que muchas de ellas son declaradas como ilegales por el Gobierno.

Este año, con corte a mayo, las compañías de transporte, entretenimiento, domicilios y demás, desembolsillaron 116.630 millones de pesos al Gobierno, según El Tiempo.

Además, el medio reseñó que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) proyectó que Colombia, después de México, Brasil y Argentina, sería el cuarto país con el mayor recaudo de ingresos por cuenta del IVA a plataformas digitales.

Una de los argumentos por los que Colombia tomó esa decisión fue porque la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (Ocde), grupo al que el país pertenece, exige a sus miembros adoptar este tipo de medidas.

Vale recordar que, en los últimos días, Uber defendió su “legalidad” en Colombia y uno de los argumentos principales que utilizó es que, como toda empresa en el país, paga sus impuestos.