A partir de la sospecha, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) ejecutó el protocolo de diagnóstico internacional y, a la fecha, espera los resultados de las pruebas complementarias que permitan identificar con certeza el causal de la situación de esos cultivos.

Sin embargo, la gerente del ICA, Deyanira Barrero, destacó que esa enfermedad “no tiene ningún efecto en la salud pública y por lo tanto se puede consumir la fruta con tranquilidad”.

Además, agregó que que los mercados internacionales de banano no se verán afectados por cuenta de esta situación sanitaria.

La entidad añadió que el plan de contingencia contiene los siguientes puntos:

  • Refuerzo de cuatro puestos de control existentes y la implementación de dos nuevos para controlar la movilización.
  • Verificación del cumplimiento de los protocolos de bioseguridad en las fincas.
  • Establecimiento de la cuarentena en cuatro predios de la zona productora de banano en La Guajira, en los municipios de Dibulla y Riohacha.
  • Trabajo articulado en pasos de frontera, puertos y aeropuertos, particularmente en lo que respecta a las medidas de bioseguridad que deben ser implementadas.

Finalmente, la entidad le advirtió a los sensores, productores y trabajadores de fincas productoras de banano y plátano que, ante la presencia de cualquier síntoma sospechoso en sus plantaciones, notifiquen a una de sus oficinas.