Cuando Egan Bernal  se vio solo y cerca de la línea de meta de la etapa 16, que tuvo un cambio en el recorrido por las condiciones climáticas, el ciclista se abrió la camiseta de su equipo, Ineos, para lucir el maillot que lo consolida como líder del Giro de Italia, y el gran favorito a quedarse con el título.

El ciclista colombiano, que celebró su segunda victoria en esta competencia, explicó que quería hacerle un homenaje a esa anhelada camiseta y por eso quiso pasar la meta luciéndola.

(Lea también: El secreto de la preparación de Egan Bernal que podría darle el título del Giro de Italia)

Es una gran victoria. No todos los días se gana con la Maglia Rosa y le quise dar mi respeto a ella. El equipo ha creído en mí durante la etapa y quería hacer algo especial. Ha sido duro, sobre todo cuando la carrera está en unas condiciones meteorológicas malas y necesitas tener la mente fuerte. Hoy era un día para sufrir y lo hemos hecho, pero estoy muy contento porque ganar con esta camiseta es especial”, dijo el también ganador del Tour de Francia.

El escalador, que en 2019 no pudo competir en el Giro de Italia por una lesión, demostró que sus piernas están muy fuertes con un ataque a 20 kilómetros de la meta, del que no quedaron imágenes por fallas técnicas en la transmisión oficial.

Eso fue suficiente para que Bernal les sacara ventaja a sus competidores y llegara en solitario a la meta, donde, además de mostrar la Maglia Rosa, celebró con un apasionante beso a su novia.

El colombiano se consolida en el liderato y entra a la última semana de la competencia con una buena ventaja, que deberá mantener para conseguir su segundo título en una grande del ciclismo.