En un poco más de 7 minutos, Catalina explicó que mete las frutas dentro de un recipiente con agua y ahí añade bicarbonato de sodio y vinagre de sidra, hecho a base de manzana, para retirar cualquier elemento que no deba estar ahí.

Para las frutas como la manzana, de piel muy delgada, Aristizábal usa además un cepillo de cerdas naturales.

El proceso para las verduras es similar, pero en ese utiliza únicamente el vinagre de sidra. En ese momento, Catalina añadió que se puede mezclar con el tradicional (a base alcohol) y aclaró que el proceso de limpieza con estos ingredientes no altera el sabor de los alimentos.

Al final, basta con poner las frutas y verduras sobre un trapo seco y quitar el excedente de agua con otro, especialmente en la comida con hojas, como las lechugas.

Aquí, la explicación completa y detallada: