Se cree que el sujeto —del que no se reveló la identidad— robó esa mercancía en febrero pasado, previendo que el coronavirus se propagaría y que aumentaría la necesidad de usar esos elementos, informó ABC.

Fuentes policiales aseguraron al diario español que el empresario y sus ayudantes debieron permanecer en el lugar de los hechos unas 40 horas. Asimismo, señalaron que, al parecer, todo el material médico fue revendido a una empresa de Portugal.

De acuerdo con el mismo medio, el empresario —propietario de una inmobiliaria en Santiago de Compostela— fue detenido y actualmente las autoridades investigan para dar con el paradero del resto de personas que participaron en el robo y de quienes recibieron el material.

El País de España señaló que “la sanidad gallega está consumiendo durante esta crisis más de 400.000 mascarillas a la semana”, por lo que los 2 millones de tapabocas hurtados habrían cubierto sus necesidades durante por lo menos un mes.

A continuación puede ver un video que muestra cómo quedó la bodega de donde se sustrajeron los tapabocas y demás materiales médicos.