La enfermera —que era muy vulnerable al coronavirus debido a que sufría de asma— pidió en 2 ocasiones que le realizaran la prueba de COVID-19; sin embargo, se la negaron porque no presentaba todos los síntomas, informó Fox News.

Sus superiores le autorizaron la prueba luego de que Lisa la solicitara por tercera vez; para ese momento, ella no solo presentaba fiebre alta y tos, sino que también perdió el sentido del olfato y del gusto, indicó la cadena de noticias.

En la mañana del pasado miércoles, Alexis Fernández —la mejor amiga de Lisa—, su esposo y una enfermera encontraron a la mujer muerta, señaló Michigan Radio.

“Estaba sentada en el sofá. Fue horrible. Se fue. Empecé a gritar: ‘¡Lisa! ¡Lisa!’, pero no se movió. Y le grité a la enfermera: “¿No vas a tomarle el pulso?”, pero yo sabía que se había ido”, relató Alexis a la emisora local.

Ella añadió que el hospital manejó muy mal el caso de Lisa, quien el domingo habría cumplido 54 años:

“Debieron haberle hecho la prueba tan pronto como estuvo expuesta, en lugar de esperar a que aparecieran los síntomas. Para mí, es inconcebible. No le hicieron la prueba [inmediatamente] y le costó la vida “.

Ante las críticas, el hospital emitió un comunicado —conocido por los dos medios citados— en el que explicó que que al personal de salud solo se le hace pruebas de coronavirus cuando presentan síntomas de la enfermedad. Esto, de acuerdo con las directivas, se hace según la recomendación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades​ de Estados Unidos.