Debido a su estado, los médicos tuvieron que inducirlo a un coma e intubarlo; el hombre despertó luego de 21 días, con 27 kilos menos, informó CNN.

En entrevista con esa cadena de noticias, el atleta recordó la aterradora experiencia:

“Me desperté y miré mis brazos, mis piernas y mis músculos habían desaparecido”, dijo. “Estaba asustado, pensé: ¿dónde están mis piernas? ¿A dónde se fueron mis piernas?”.

El hombre también le contó al medio cómo empezó todo. Aseguró que comenzó a sentirse sin aliento incluso para cocinar o subir las escaleras, luego llegó la tos y los estornudos; finalmente, aparecieron la fiebre, la pérdida total de energía y la dificultad para respirar.

Al sentirse tan mal, Ayyad se dirigió a un hospital donde le detectaron el coronavirus; poco después, fue inducido al coma, señaló la misma cadena.

Al atleta le dieron el alta médica el pasado 22 de abril, cuando aún tenía “daños en el corazón y en los pulmones”; sin embargo, el deportista estaba decidido a recuperar su condición física, reportó CBS Baltimore.

De esta manera, según el medio, el hombre empezó a correr y a levantar pesas de nuevo; gracias a su determinación, poco a poco ha ido recuperando la buena salud de la que gozaba antes de contagiarse.

Esto que le ocurrió a Ayyad, solo es evidencia de que el virus puede afectar a cualquiera y por eso el atleta les pide a las personas que se cuiden. “Tómenselo en serio. No es una broma. Puede matarte, incluso si crees que eres saludable e inmune a él. No lo eres”, concluyó en su diálogo con CNN.

A continuación, una foto que el mismo deportista compartió del impactante cambio físico que sufrió debido al coronavirus: