Con un recurso contra el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, Xiaomi le está haciendo frente a la decisión que tomó Donald Trump de meter a la empresa en una lista negra que podría comprometer su nivel de competitividad en los países occidentales al ver limitada su capacidad de contratos con empresas estadounidenses.

Según Business Insider, Xiaomi interpuso la denuncia ante un juzgado del distrito de Columbia con el argumento de que la compañía no es controlada ni monitoreada por el gobierno chino.

El 15 de enero, Trump incluyó en la mencionada lista negra a Xiaomi con el argumento de que la presencia de la empresa en Estados Unidos podría representar riesgos para la seguridad nacional, teniendo en cuenta las tensiones militares y políticas entre la Casa Blanca y China.

Tan pronto como Xiaomi entró en la lista, sus acciones se desplomaron en la Bolsa de Valores de Hong Kong.

La medida prohibe a los inversores estadounidenses comprar acciones de Xiaomi, lo que deja estancada la producción de la compañía. 

No es la primera vez que Estados Unidos toma acciones similares contra empresas chinas. Ya Huawei ha pagado las consecuencias de las determinaciones de Trump en la guerra comercial que mantienen los dos países.

Por ahora, el presidente Joe Biden no se ha pronunciado al respecto, aunque la llegada del demócrata a la Casa Blanca puede representar un buen augurio para las compañías chinas.