Luego de que la CRC decidiera constatar que el proveedor Comunicación Celular Comcel (Claro) tiene una posición dominante en el mercado de comunicación móvil, la empresa se manifestó contra lo expresado por el ente vigilante.

La conclusión de la CRC se dio luego de un análisis integral de competencia, llevado a cabo en la Sesión de Comisión de Comunicaciones.

El primer argumento de Claro para desconocer lo emitido por la CRC es que la información empleada por la entidad es de hace cinco años, lo que le resta toda vigencia. 

Señaló además que, hasta el momento, la Superintendencia de Industria y Comercio no ha evidenciado ninguna falla en el mercado. “Esto lo demuestra, entre otros, la llegada de un nuevo operador al mercado, que hoy ya cuenta con 12 prestadores de servicio”, expone.

“Los usuarios pueden elegir y cambiar libremente su operador para voz y datos móviles, puesto que existe portabilidad numérica en un solo día, todos los teléfonos se venden con bandas abiertas y doble SIM y la ley prohíbe las cláusulas de permanencia”, apuntan.

La empresa ve con preocupación el hecho de que lo expuesto por la CRC pueda desincentivar las inversiones de Claro en el país que, según cifras de la empresa, en los últimos años el 60 % de inversiones en el sector provienen del operador. 

“Solo con medidas que promuevan la inversión y la competencia de todos los operadores se podrá llevar cobertura a las zonas más carenciadas del país para contribuir al cierre de la brecha digital. Esta declaración desalienta la inversión, no beneficia al país ni a los usuarios del servicio”, concluyen.