El anuncio lo hicieron la gobernadora de Atlántico, Elsa Noguera, y el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, que en rueda de prensa explicaron que estas medidas se toman debido al elevado número de contagios de coronavirus, y porque en los hospitales hay alerta por la cantidad de pacientes enfermos que están ingresando.

“Sabemos que no ha sido fácil, que estamos cansados con tantas medidas restrictivas, pero es lo que necesitamos en un momento en que estamos en una tercera ola, con un crecimiento exponencial del número de contagiados”, advirtió Noguera.

La gobernadora dijo que la ciudadanía quedará “totalmente confinada en el fin de semana”, y que la medida de ley seca seguirá vigente.

“Se prohíbe tanto el consumo como la venta de alcohol, se suspende la alternancia, se cierran las playas completamente, se cierran negocios de billares, bares y discotecas”, agregó.

Toque de queda nocturno y pico y cédula en Barranquilla

A su turno, el alcalde Pumarejo explicó que una vez termine el confinamiento total en la ciudad, ese mismo lunes (12 de abril) comenzará a regir un toque de queda nocturno hasta el viernes 16, que irá desde las 6:00 de la tarde hasta las 5:00 de la mañana del siguiente día.

Además, se impondrá la medida de pico y cédula en la modalidad de números pares e impares, también para la próxima semana.

En estas gráficas que compartieron alcaldía y gobernación, están estipuladas todas las medidas que aplicarán para el fin de semana y para los siguientes días.

Esta es la alocución completa en donde los dos dirigentes anuncian las medidas y explican las razones que los llevaron a tomarlas.