La información la dio a conocer este martes la Fiscalía General por medio de un trino, en el que dijo que Medicina Legal encontró que “el cotejo de ADN coincide con el de los padres de los jóvenes”.

Los menores fueron identificados como Juan Esteban Moreno, de 14 años de edad; Mauricio Castillo, de 16; y Brayan Andrés Montaña, de 17, quienes desaparecieron el 22 de febrero de ese año en el sector de San Cristóbal norte.

Los jóvenes fueron vistos por última vez ese día en inmediaciones al supermercado en el que trabajaban como domiciliarios, y en un video se ve cuando sacan sin permiso una camioneta Toyota Land Cruiser que pertenecía a la mamá de uno de ellos, de acuerdo con El Espectador.

Es por eso que la hipótesis que maneja la Fiscalía es que las víctimas habrían intentado hurtar el vehículo, y que “esa parece ser la causa del crimen”, dijo en rueda de prensa la vicefiscal María Paulina Riveros, citada por El Tiempo.

Así las cosas, Medicina Legal continúa con los exámenes para determinar la forma en que murieron los jóvenes, mientras que avanza la audiencia de medida de aseguramiento en contra de cuatro personas que fueron capturadas por este caso.