La operación del Ejército Nacional dejó como resultado 10 guerrilleros muertos y 3 más heridos, que luego fueron capturados y presentados ante las autoridades.

Horas después, y a medida que los investigadores llegaron hasta la vereda Buenos Aires del municipio Calamar se fue revelando información sobre lo que se encontró en el lugar.

En primer lugar, los peritos del CTI de la Fiscalía confirmaron que entre los abatidos hay cinco hombres y cinco mujeres, a quienes se les están haciendo los informes de necropsia para identificarlos.

Un informe de la Fiscalía y el Ejército, citado por Noticias RCN, asegura que hallaron un verdadero “centro de entrenamiento de terroristas”, pues, por ejemplo, “instruían a menores para colocar cilindros bomba”.

Esas prácticas se ven en estas imágenes que difundió el medio:

Ejército, vía Noticias RCN
Ejército, vía Noticias RCN
Ejército, vía Noticias RCN
Ejército, vía Noticias RCN

Entre tanto, el general Sergio Tafur, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega del Ejército, habló sobre las dificultades de la acción militar: “Era un campamento muy bien diseñado porque tenían trincheras; estaba cerca al río Ajajú, protegido por la selva y no era fácilmente detectable desde el aire. Tenía unas aulas de instrucción y un área par aun cabecilla principal“.

Justamente, sobre el jefe de las disidencias de las Farc, alias ‘Gentil Duarte’, el oficial señaló que siguen tras él:

“No tenemos información de que esté entre los personas muertas en las operaciones. Seguimos, de acuerdo a la información de inteligencia que recibimos, en la tarea de ubicarlo lo más pronto posible”.

En el operativo también se incautaron armas y equipos electrónicos.

Ejército, vía Noticias RCN
Ejército, vía Noticias RCN

Esta fue la información que entregó el ministro de Defensa, Diego Molano:

Golpes a ‘Gentil Duarte’

Este miércoles, la Fiscalía también informó sobre el “cierre de una carretera en Guaviare que estaría al servicio de los grupos disidentes de alias ‘Gentil Duarte'”. Dicha vía “habría afectado una importante área de reserva en la Amazonía, en inmediaciones del resguardo indígena Nukak Makú”.

El corredor fue construido en 6 meses deforestando varias hectáreas de selva, tiene algo más de 30 kilómetros y está ubicado entre Puerto Flores, en zona rural de San José del Guaviare, y el río Inírida, en límites con El Retorno (Guaviare).

Según las autoridades, “era utilizada para mover insumos químicos y otros elementos necesarios para el procesamiento de estupefacientes”. Por eso fue destruida esa trocha y dos puentes de madera en ella.