Precisamente por las condiciones de hacinamiento y maltrato, las autoridades clausuraron 29 locales de la plaza de mercado del Restrepo, en los que se comercializaban animales como perros, gatos, gallinas, patos y conejos, , informó Semana.

Además, de acuerdo con el editorial de El Tiempo de este sábado —que celebró la decisión de Ipes— la Fiscalía tuvo que hacer el levantamiento de 6 animales muertos que estaban en varios de los locales que fueron sellados.

Luego de este operativo, en el que se decomisaron 48 animales y se recibieron más de 100, de acuerdo con el diario, se hicieron “jornadas de sensibilización” en otras plazas de mercado como la del 20 de Julio, Siete de Agosto y Kennedy, agregó la revista.

La decisión que se toma en plena emergencia por el coronavirus, que se dijo que se habría propagado por el consumo de murciélago en China, es para las 19 plazas de Bogotá, aunque El Tiempo dice que debería ser una medida que se adopte en todo el territorio nacional.

No solo en esa plaza, sino en ninguna del país, debería existir hoy esta clase de mercados, menos junto a los puestos de comida y restaurantes. Al lado de los animales de compañía, perros y gatos, digamos, se han venido vendiendo especies exóticas que suelen tener detrás un detestable tráfico de fauna, al que hay que cortarle las alas”, mencionó el diario.

Ipes, entretanto, está asesorando a los comerciantes de las plazas que vendían animales, para que ingresen a otros negocios como el de las artesanías, dijo Semana.