El primer caso sucedió en el Valle del Cauca, donde un niño de 9 años sufrió quemaduras en una de sus piernas al explotar unos totes que portaba en el bolsillo, según indicó Blu Radio.

Aunque el caso se reportó hasta este martes, coincidiendo con el revuelo causado por el masivo uso de pólvora en Cali y Medellín para dar la bienvenida a diciembre, la emisora señala que el menor recién fue enviado a su casa después de pasar dos días hospitalizado por sus quemaduras.

Adicionalmente, indica que se investiga si sus padres podrían enfrentar consecuencias por lo sucedido.

Dos menores más y un joven, quemados en Medellín

Pero el problema de la pólvora es que no solo los que la manipulan están en riesgo de resultar heridos. Los casos sucedidos en la capital de la montaña serían de espectadores que presenciaban la alborada, según informó Noticias Caracol.

La subsecretaria de Salud de Medellín, Natalia López, dijo a ese noticiero que se trataría de un joven de 20 años y dos niñas de 11 y 14, una de las cuales perdería la audición por “una lesión completa de su tímpano”.

Además, el alcalde de esa ciudad, Daniel Quintero, dijo que a los padres se les impondrá una multa de 900.000 pesos y podrían enfrentar sanciones penales por lo sucedido.

La Policía del Valle de Aburrá, también citada por Caracol, informó de “79 riñas, 46 casos de violencia intrafamiliar e intervino 336 fiestas por alto volumen, 256 de ellas en Medellín“. El coronel Daniel Mazo habló de “22 comparendos en Medellín, 32 a nivel metropolitano por tenencia de estos elementos y otros comportamientos contrarios a la convivencia”.

Ambas autoridades coincidieron en hacer un llamado a respetar las normas de distanciamiento y seguridad para la época decembrina y evitar que lo sucedido durante las primeras horas del mes se convierta en una mala tendencia para los 30 días restantes.