Cuenta que cuando vio las llamas y los ataques contra el CAI de la Policía se refugió junto con sus compañeros para evitar ser agredido.

El uniformado le contó a Citynoticias que cuando todos estaban en el baño pudieron pedir refuerzos para contrarrestar el ataque contra el Centro de Atención Inmediata.

Luego llegó un camión y, pese a la lluvia de piedras, él y sus compañeros lograron salir y evitar una tragedia; aunque él fue alcanzado por algunas rocas.

Arce contó cómo vivió ese momento de tensión: “Asustados fuimos y nos metimos al baño; allá nos encerramos. Tiraron una pelota con fuego e incendiaron adentro”.

Agregó que los que estaban refugiados prácticamente se estaban quemando, mientras se sentían ahogados por el humo.

También detalló cómo resultó herido durante los disturbios en Bogotá de la semana pasada: “Cuando salimos, toda la cantidad de jóvenes que estaban acá, protestando, nos empezaron a tirar piedras. Cuando me engargolé al vehículo, me tumbaron el escudo”.

Agregó que se sintió impotente ante el ataque y que estaba preocupado por su familia; sin embargo, ya con los desmanes superados, seguirá en la institución.

Estas son las declaraciones del uniformado (desde el minuto 7:03):