Un informe de la Policía, conocido por Pulzo, revela que el uniformado fue confirmado como portador del virus, este jueves, después de que le entregaran los resultados de la prueba practicada el pasado 3 de abril.

El agente empezó a presentar síntomas similares a los de la pandemia, el pasado 31 de marzo, por lo que asistió al Hospital de la Policía. Allí, los médicos le diagnosticaron gripa y le “otorgaron 3 días de excusa”, señala el documento.

No obstante, el policía terminó la incapacidad y continuó con los síntomas. Por eso, regresó al centro médico y manifestó la gravedad de su estado de salud. Ante la posibilidad de ser un paciente contagiado, los médicos ordenaron practicarle el examen del COVID-19 y le recomendaron “aislarse en su residencia de manera preventiva”, mientras se conocían los resultados.

Finalmente, dice el mismo reporte, se confirmó que era un paciente positivo y fue aislado obligatoriamente.

Luego de esos resultados, las autoridades de la Salud ordenaron que a la esposa también le practicaron la prueba para COVID-19, pero aún se esperan los resultados, señaló una fuente a este medio.

Por ahora, la Policía de Bogotá “dispuso aislamiento preventivo de 25 uniformados” del comando policial en el que labora la nueva víctima.

Nota aclaratoria: Este artículo fue modificado en su titular y contenido para proteger las identidades de las personas involucradas, y que aparecen mencionadas en el informe policial.