En su misiva, el Consejo Gremial Nacional contextualiza la situación que acontece en Colombia, detallando que el paro nacional empezó el pasado 28 de abril y que, a pesar de que el Gobierno Nacional ha garantizado la protesta, esta se ha “enmarcado en contexto de violencia”. 

“El desarrollo de varias de las manifestaciones se ha enmarcado en contextos de violencia, de daños a los bienes públicos y de bloqueos a las vías nacionales, restringiendo la libre locomoción de los ciudadanos”, alerta el Consejo Gremial en su carta.

Allí, la agremiación habla de los bloqueos de vías que han afectado diferentes sectores comerciales en el país. (Vea también: Navieras mundiales no irán a Buenaventura; bloqueos complican más abastecimiento del país). 

De igual forma, el Consejo estipula que “confía en la capacidad” de la Policía Nacional y las Fuerzas Militares para “garantizar la protección de todos los colombianos”. Es en este contexto, que se hace el llamado a la ONU, para que sea “veedora” de la situación social y ayude a la libre movilidad de ciudadanos. 

“Hacemos un llamado a su organización para que sea veedora de lo que está sucediendo en nuestro país y podamos construir sinergias que permitan superar la coyuntura y garantizar la protección efectiva de los derechos de todos los colombianos”, reza la misiva. 

El pedido de la agremiación no es exagerado. Esto, teniendo en cuenta que entidades como la Mesa de Abastecimiento reportan escasez de varios productos básicos en regiones apartadas del país. 

Los combustibles, el gas, los insumos para la construcción y otros elementos primarios han escaseado en los departamentos de Huila, Boyacá, Casanare, Putumayo y Tolima, entre otros, detalla el informe de esa entidad. 

Por supuesto, la mayor tragedia es la de los alimentos que, si bien no han escaseado en grandes cantidades en Bogotá, sí han estado difíciles de conseguir en ciudades intermediaspequeñas del país. 

“En Granabastos (Barranquilla) se reportó el ingreso del 32 % de toneladas de las que ingresan un día en condiciones normales, señalan que la reducción se debió a un bloqueo en Tasajero que impidió el paso de la carga de Magdalena; mientras que Mercar (Armenia) reportó el ingreso un 66 % de lo que ingresan un jueves en condiciones normales. Se destaca que a Cavasa (Cali) registró un ingreso de 800 toneladas un 193% de un jueves típico”, detalla una parte del extenso informe de la Mesa de Abastecimiento. 

Asimismo, el sector de la salud también ha sido uno de los más afectados y que, por su naturaleza, al no ser respetado representa un riesgo considerable para todos los colombianos. 

A pesar de que los bloqueos llevaron a frenar caravanas médicas, ambulancias con pacientes, tanques de oxígeno y demás elementos, hoy la situación parece estar mejorando en las vías del país para este tipo de cargas. 

“En materia de salud se han recibido 182 solicitudes, se han finalizado 49 recorridos, que representan 115 vehículos movilizados. Se destacan 6 rutas en tránsito”, añadió la misiva de la entidad.