En esa misiva, publicada por La W, la concesión que administra el aeropuerto El Dorado de Bogotá le dice a Orozco que ha tenido días “de alta presión”, pero que están comprometidos para acatar y reforzar las medidas para superar la emergencia que el país está viviendo por el coronavirus.

“En referencia a los hechos desafortunados del sábado 14 de marzo, en donde el gerente de nuestra concesión Opain [Álvaro González] fue abordado fuera de contexto, queremos manifestar que han sido días de alta presión y jornadas de trabajo de nuestros colaboradores de todas las concesiones, quienes trabajan con pasión y entrega por el cuidado de los colombianos, ante estos momentos de alerta mundial”, se lee en el documento.

Agregó que “respeta a las autoridades y al Gobierno” y que tiene el mismo “criterio” para colaborar a controlar la situación, por lo que, según Opain, se han reforzado “los llamados” a los “colaboradores y la ciudadanía para mantener a serenidad en este momento excepcional”.

La carta, firmada por el presidente de Opain —Mauricio Ossa Echeverri—, también se conoce luego de la alcaldesa Claudia López le hiciera un ‘jalón de orejas’ y le pidiera que, si no puede administrar el aeropuerto, lo devuelva.

Hasta el mismo presidente Iván Duque manifestó, en Blu Radio, que rechazaba las declaraciones que el gerente de Opain le dio a Juan Lozano, cuando este le reclamó por los controles que se hacen en la terminal aérea para la detección del COVID-19 en viajares que ingresan al país.