Se trataría de una venganza con la mamá del menor Emiliano Leal Rivera, que murió asfixiado a manos de su progenitor. El niño solo tenía 2 años y nueve meses.

El sujeto habría secuestrado al menor desde la ciudad de Pereira y luego se lo llevó para Popayán, en donde fue encontrado el niño muerto y con signos de maltrato.

El hombre, oriundo de Tolima, habría asesinado a su propio hijo como una venganza con la madre porque, supuestamente, decidió terminar la relación amorosa que tenían, relata el medio tolimense Ecos del Combeima.

De acuerdo con ese mismo medio, el jueves pasado José Eduardo Leal se hospedó con el niño en Popayán. Al día siguiente, los vecinos del lugar llamaron a la Policía porque escucharon los gritos del bebé, mientras el sujeto, supuestamente borracho, lo golpeaba hasta causarle la muerte.

“Mientras las patrullas se dirigían hacia el hotel, el hombre salió con su pequeño en brazos argumentando que lo había asesinado”, indica Ecos del Combeima.

Ante la confesión, un grupo de personas se fue en contra del hombre y le propinaron varios golpes, como se evidencia en algunas fotografías que circulan en redes sociales.

Posterior a los hechos, Leal narró su testimonio al portal Laboyanos y dijo que estaba escondiendo a su hijo porque se lo iba a llevar del país.

“Iba a empezar la vida con él solito. No sé, yo todavía no asimilo qué fue lo que pasó ahí (en el hotel). Yo me había tomado unos rones”, dijo el hombre, pero expresó estar arrepentido.

Dice que no admitió cargos ante el juez porque su abogado se lo recomendó.

Ante la pregunta de si mató al niño, Leal asegura que es muy duro reconocer eso.

“Eso suena como muy duro ponerme a decir: ‘sí, yo maté a mi hijo’. Si para bajarse de un andén le doy la mano. Las personas que me conocen dirán que es imposible que yo haya hecho eso, yo mantenía en función de protegerlo a toda hora”, señaló el hombre.

También cuenta que el día del asesinato había llegado a un acuerdo con la madre del menor.

“Le pedí un teléfono que ella tenía donde tenía las grabaciones del WhatsApp, y todas las conversaciones que tenía con el mocito ese que se estaba comiendo allá. Le dije, le cambio el niño por el teléfono y deme la clave, así de sencillo, necesito hablar con la gonorrea esa”, sentenció.

Este es el testimonio del hombre que mató a su propio hijo en Popayán y que hoy genera repudio en todo el país: