Tanto el menor de edad como su mamá se habrían rociado el alcohol en sus prendas de vestir después de haber salido a la calle para hacer unas compras, informó La Cariñosa de RCN Radio. 

El pequeño de 10 años se habría acercado a la estufa encendida con las prendas bañadas en alcohol y allí fue cuando ocurrió la tragedia, indicó esa emisora.

La madre, al ver la situación, apagó el fuego, pero también sufrió quemaduras en su cuerpo, añadió esa frecuencia. 

En horas de la noche, al niño lo trasladaron al Hospital de la Misericordia y a su mamá, al Hospital Simón Bolívar, pero al llegar a estos lugares ya era demasiado tarde, el niño empeoró y lo tuvieron que intubar”, agregó la abuela del pequeño, en declaraciones recogidas por el diario Extra. 

Entre tanto, la mujer permanece bajo estricta atención médica en la Unidad de Cuidados Intensivos del centro médico ubicado en la localidad de Ciudad Bolívar (sur de Bogotá), concluyó La Cariñosa de RCN Radio.