La mujer optó por esta medida ya que, según Vanguardia, tampoco era viable que se quedara en la casa de sus padres, pues ellos tienen más de 70 años y eso representa un riesgo. No obstante, la santandereana pasó los controles en los aeropuertos porque no tenía síntomas del virus, pero el domingo 15 de marzo se sintió enferma y las cosas empeoraron para ella.

La paciente, de la que no trascendió su nombre, dio aviso al personal del hotel, a su EPS y a medicina prepagada para los exámenes, y tres días después le confirmaron el positivo para COVID-19.

 “La noticia se expandió y el hotel tomó medidas extremas que atentan contra su dignidad humana”, aseguró a ese medio el abogado Luis Carlos Monsalve, que representa a la mujer.

La queja que expone Monsalve en Vanguardia tiene que ver con que a su apoderada le retiraron el control del aire acondicionado, con el argumento de que el sistema central “está conectado al de su habitación y esto podría causar el contagio a los empleados del hotel y demás huéspedes”.

“Además, dijeron que, por supuestas indicaciones de las entidades de salud, no volverían a hacerle aseo a su habitación, ni a prestarle el servicio de lavado de su ropa. La comida se la empezaron a dejar en la puerta con medidas de protección, y se prohibió la entrada de cualquier persona a su recinto” agregó el abogado.

Según la queja de Monsalve, a la paciente la presionaron para que abandonara el hotel ya que los demás huéspedes se estaban yendo por el temor de un contagio, y que por eso se vio obligado a entablar una tutela en donde se solicitaba que la EPS la asistiera y que en el hotel le brindaran una atención digna.

Pero Monsalve explicó, en el medio regional, que aunque la tutela favorece a la mujer no fue posible que le brindaran ayuda, y que por eso fue necesario recurrir a una orden de desacato ya que “van 6 días sin que se preste servicio de limpieza alguno por parte del hotel”.

En medio de esta pesadilla, El Tiempo dio a conocer que la mujer debe seguir aislada en el “lujoso hotel”, del que tampoco se dio a conocer su nombre, ya que no puede ser trasladada debido al riesgo que representa.

“Sigue presentando los síntomas. Tiene mucha fatiga, desaliento y duerme casi todo el día”, agregó el abogado, citado por el medio capitalino.