La primera identificada, según el periodista William Calderón, es Julieth Ramírez (de 19 años) que era estudiante de psicología; recibió una bala perdida en el corazón en medio del caso que se armó en La Gaitana, localidad de Suba.

Ella iba a pasar la noche con una amiga, contó su papá a los medios, cuando fue impactada.

Captura de video de Noticias Caracol
Captura de video de Noticias Caracol

Otro de los fallecidos por los disturbios en Bogotá es Jaider Fonseca, de 17 años, que, según El Tiempo, murió luego de recibir 4 disparos en el barrio Verbenal, de la localidad de Usaquén.

En ese mismo sector, murió un joven de 24 años, domiciliario, identificado como Cristian Hernández, señala el diario. Él iba pasando por uno de los sitios de los enfrentamientos, cuando una bala le cayó en la cara, dijo una testigo al periódico.

En las protestas convocadas por el fallecimiento del abogado Javier Ordóñez, también murió Germán Puentes, de 25 años; otro domiciliario.

Captura de pantalla de video de Citytv
Captura de pantalla de video de Citytv

Puentes pasaba en su bicicleta por Suba Rincón, donde los violentos quemaron uno de los 49 CAI destruidos, cuando una bala lo impactó en la cabeza, señaló el rotativo.

La alcaldesa también confirmó que otro joven de 27 años, identificado como Julián Mauricio González, falleció en el hospital de Kennedy.

Aún quedan por identificar otras 2 personas que fallecieron en los disturbios. No obstante, el viceministro del Interior, Daniel Palacio, confirmó en Blu Radio que ellos (los no identificados) también murieron por heridas con armas de fuego.

Policías también quedaron gravemente heridos en estos enfrentamientos. Todavía queda confirmar si alguno de los fallecidos es un uniformado.

Recompensa por culpables de muertos y disturbios

Ante la trágica que noche que se vivió este miércoles, las autoridades ofrecieron hasta 50 millones de pesos a las personas que entreguen información sobre los responsables de las muertes y los hechos de vandalismo que se dieron en Bogotá.

Las manifestaciones tenían el propósito de rechazar el abuso de autoridad del que fue víctima Ordóñez, pero se salió de control cuando cientos de personas atacaron a agentes, CAI y vehículos de la Policía.

El abogado falleció en la madrugada de este miércoles, luego de que fuera reducido por uniformados que le dieron choques eléctricos con un ‘taser’.

Ordóñez dejó dos hijos menores de edad, que, al igual que el resto de su familia, claman justicia.