Varios jóvenes se acercaron al CAI y atacaron la infraestructura, así como los otros policías que estaban allí; también salió afectado un grupo del CTI de la Fiscalía que llegó a inspeccionar el lugar para recoger pruebas que esclarezcan la muerte de Javier Ordóñez.

Aun así, la hoy viuda del padre de familia, que mantenía a sus hijos con un taxi, logró acercarse a ese punto en medio de la tensa situación de orden público que se vivió en la tarde de este miércoles.

La mujer se arrodilló y puso su rostro sobre la pared, donde minutos antes los manifestantes habían escrito la palabra ‘asesinos’, y dejó un ramo de rosas rojas en honor a su pareja.

Llorando, le decía: “Te amo”.

Sorprendió verla allí, pues horas antes había necesitado atención médica por lo que produjo esta situación en su familia.

Allí permaneció por varios segundos, ignorando todo lo que pasaba a su alrededor, mientras dos personas que la acompañaban intentaban consolarla y se arrodillaron junto a ella. En ese lugar, según un amigo de Javier Ordóñez, los policías lo golpearon; allí fue la última vez que se le vio con vida en la madrugada del 9 de septiembre.

Un par de minutos después las personas que la acompañaban lograron sacar a la mujer de allí con la ayuda de dos gestores de convivencia que intentaban evitar agresiones de los manifestantes. Unos metros más adelante, se descompuso y cayó al piso, hasta que pudieron alejarla del CAI de la Policía.

Más temprano, el presidente Iván Duque se refirió al caso en un corto pronunciamiento. Aquí puede ver ese y otros momentos de los disturbios que se registraron en Bogotá, como resultado de las protestas contra la Policía por los abusos de autoridad contra la ciudadanía: