Antes de disolver la minga, los indígenas reforzarán la jornada nacional de protesta contra el Gobierno que convocaron diversos sindicatos y organizaciones populares para manifestar su descontento con la violencia que vive el país y la situación económica y social.

La minga ya protagonizó una multitudinaria concentración en la Plaza de Bolívar el lunes y no ha desistido en su intención de plantearle sus demandas personalmente al presidente Iván Duque, con quien no han logrado reunirse.

Tras el amplio apoyo recibido en las calles bogotanas, pese a contadas escaramuzas, los cerca de 7.000 indígenas que participan en la minga, según sus líderes, se sumarán mañana a las manifestaciones con las que sindicatos y movimientos sociales retomarán las protestas que fueron interrumpidas por la pandemia de coronavirus. Una vez culminadas tienen previsto emprender el regreso a sus lugares de origen.

“Hoy nos encontramos acá apoyando al paro nacional, que también tiene en las exigencias los incumplimientos del Gobierno Nacional (…) El día de mañana la minga hará el recibimiento al paro nacional en la Plaza de Bolívar“, dijo este martes Noelia Campo, miembro del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), en una rueda de prensa.

Joe Sauca, coordinador de Derechos Humanos de esa misma organización, dijo por su parte a El Espectador que inicialmente fueron 12.000 los aborígenes que llegaron a Bogotá y, aunque el martes llegaron otros más, 5.000 ya tuvieron que regresar a sus territorios. “Después del acompañamiento a la marcha parte el resto“, indicó.

“La minga indígena, que se encuentra hoy albergada en el Palacio de los Deportes nos ha informado su decisión de retornar al territorio. Saludarán a las organizaciones del paro cívico nacional y su jornada de protesta, antes de retornar al territorio“, confirmó el secretario de Gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez.