La hipótesis que para los investigadores explicaría la presencia de hombres armados en la finca ‘San Jacobo’, en zona rural de la ciudad vallecaucana, es el intento de secuestro de una de las víctimas.

Se trata de Jacobo Pérez, hijo del dueño de la casa en la que ocurrieron los hechos y que está ubicada en la vereda Cerro Rico, indicó Blu Radio, y que acababa de llegar de un intercambio estudiantil en Europa.

La emisora aseguró que los asesinos serían integrantes de la disidencia de las Farc que se hace llamar ‘Adán Izquierdo’ y que la madrugada del domingo 24 de enero llegaron hasta esa finca para secuestrar al joven, pero sus amigos quisieron evitarlo y los delincuentes terminaron disparándoles.

Esa versión coincide con una que se conoció hace pocos días en la que Semana afirmó que cuatro hombres armados llegaron a pie a la vivienda y “preguntaron directamente por ‘el hijo del dueño'”.

El padre de Jacobo es Wilson Pérez, un ingeniero civil de Buga, indicó la revista, que también aseguró que el joven de 18 años fue al primero al que le dispararon esa noche en el jacuzzi. Sus papás bautizaron la finca en su honor.

Sin embargo, hay algo en lo que los medios no coinciden. El impreso asegura le dispararon a Jacobo una vez supieron cuál de los jóvenes era y Blu Radio dice que fue ante la oposición de los jóvenes.

Esta no es la primera vez que se habla de un intento de secuestro, pues ya se había planteado esa hipótesis pero se dijo que el objetivo era Nicolás Suárez, otro de los presentes, que también murió. Además, de Suárez se conoció un audio en el que menciona a todos los que estaban en la finca y que las autoridades consideran “pieza clave”.

Coincidiendo con su relato, la revista dice que esa posibilidad “cada vez pierde más fuerza porque el ataque fue directo”, aunque Blu Radio la revive este jueves con un nombre diferente. Además, ya se ha planteado que pudo darse un enfrentamiento pues la Fiscalía encontró armas cuando inspeccionó la vivienda.

La emisora también dice que el grupo disidente no tiene más de 20 hombres en sus filas y se dedica a extorsionar a los habitantes de la región. En el mismo sentido, El Tiempo había señalado que hay denuncias de la comunidad sobre cobros de extorsiones en esa zona.

Hace pocos días, las autoridades aumentaron la recompensa a quién entregue información sobre los responsables de la masacre de Jacobo Pérez Vásquez, Juan Pablo Marín, Nicolás Suárez Valencia, Sara Rodríguez García, todos de 18 años; y Valentina Arias, de 17 años.