La periodista de Semana resaltó en su columna habitual que todo este tema salió después de que Musa Besaile, que está preso por el ‘cartel de la toga’, dijera que iba a contarle a la JEP cómo hizo Fernando Carrillo para que lo eligieran procurador general, historia en la que estaría involucrado el expresidente Juan Manuel Santos.

Las fuentes de Dávila le confirmaron que pese a que Santos nombró en la terna para elegir procurador a la magistrada María Mercedes López, desde un principio movió sus fichas dentro del Congreso para que los legisladores escogieran a Carrillo; de hecho, habría llamado por teléfono con insistencia a varios para pedirles el favor.

Incluso, un congresista le habría llegado con el cuento al expresidente de que el exfiscal general Néstor Humberto Martínez estaba haciéndole fuerza a López, lo que tampoco le gustó a Carrillo; por lo que el exfiscal fue citado en la oficina de Santos, resalta la habitual columna de Dávila.

Las llamadas insistentes y las reuniones privadas también hicieron parte de la estrategia de Carrillo, él, según cuenta Vicky Dávila en Semana, habría sostenido reuniones con Besaile y Bernardo Elías, más conocidos como los ‘ñoños’, para pedirles el favor del voto y asegurarles protección.

Tras ser elegido en el Legislativo, Carrillo, supuestamente, les habría dicho a los ‘ñoños’: “Gracias a ustedes yo soy procurador”; sin embargo, emprendió una acción desde el ministerio público con la que logró destapar varios hechos de corrupción en el país relacionados con ellos, destacó la columna.

Pero lo más grave del caso no habrían sido las movidas del expresidente, ni las reuniones de Carrillo; un supuesto testigo le dijo a la periodista de Semana que el actual procurador en ese entonces habría llegado a ofrecer hasta 500 millones de pesos a cada parlamentario, en caso de quedar electo, por su ‘esfuerzo’.