Desde las 6:30 de la tarde de este viernes, día en que también se conoció el resultado de la necropsia de Javier Ordóñez, detallando cuáles fueron las lesiones que le causaron la muerte, la funcionaria judicial oficializó los documentos con los que dio comienzo a las diligencias contra los agentes de la Policía involucrados en la muerte del abogado.

Luego de que Harby Damián Rodríguez Díaz fuera capturado y Juan Camilo Lloreda Cubillos se entregara, ambos hicieron presencia en la audiencia virtual desde el Búnker de la Fiscalía, acompañados de sus abogados. Después de que se supiera que no aceptarán los cargos por homicidio agravado en concurso con tortura agravada, ambos presentaron sus argumentos para considerar ilegales los allanamientos de los que fueron objeto.

La juez procedió a revisar las órdenes de captura en las que se basaron los operativos para asegurar a los policías e hizo hincapié en que no se trató de allanamientos aislados. Luego comentó que no encontró que hubiera nada “violatorio del debido proceso ni de los derechos de las personas” y dedicó unas palabras a responder algunas de las objeciones.

El caso de Rodríguez Díaz

En primer lugar determinó que no había trato indebido con los niños que estuvieron presentes en la captura de Harby Rodríguez, que era una de las objeciones de su apoderado. Incluso señaló que la madre no hizo caso a las sugerencias de retirarlos del lugar y detalló que uno de ellos fue expuesto al ser el que le abrió la puerta cuando llegaron a efectuar el arresto: “Se le dijo a la señora que se ocupara de los niños y los llevara a donde una vecina”, señaló.

Si esos padres o esos familiares no querían que no se afectaran debieron atender las sugerencias de la Policía Judicial“, agregó la jueza, señalando que en videos y fotos suministrados por la defensa se ve lo que, según ella, es “el impacto, la afectación natural” de las personas al ver que su pariente sería detenido.

Acto seguido procedió a legalizar la orden de allanamiento, el procedimiento, los resultados y el procedimiento de captura de Rodriguez Díaz, pero antes de hacer lo mismo con Lloreda Cubillos hizo algunas precisiones adicionales.

¿Intento de escape de Lloreda?

Sobre el segundo policía se llegó a decir que estaba fugado debido a que no lo encontraron a él ni a nadie en su casa. Esto obligó a que la policía judicial irrumpiera con algo de violencia en su casa para buscarlo, rompiendo una puerta.

Sin embargo, la jueza reveló que luego fue ubicado en un domicilio diferente al propio gracias al testimonio de otra persona. Esto demoró todo pues se pidió otra orden de allanamiento para ese otro lugar, pero además hizo creer que había peligro de escape pues la persona que lo delató dijo haber oído que “se pretendía fugar en horas de la madrugada y de la mañana”.

El fiscal emitió nueva orden a las 9 de la noche del jueves, con lo que las autoridades hicieron presencia en el lugar durante la madrugada. En su momento se dijo que los familiares habían impedido que se procediera, pero en la audiencia quedó manifiesto que no lo encontraron allí. Eso sí, de cualquier manera el hombre se presentó voluntariamente a primera hora del viernes.

De esta manera, la jueza de garantías concluyó que era procedente impartir el control de legalidad a las dos órdenes de policía judicial, notificó a los involucrados y señaló que proceden requisitos de ley. Los abogados de ambos policías dijeron que procederían con recursos apelación.

La diligencia continuará este sábado, cuando se espera que se les imputen los delitos de homicidio agravado y tortura agravada.