Así lo confirmó en Blu Radio el jurista de Lloreda, Jesús Giraldo, que agregó que su cliente no aceptará cargos por tortura agravada y homicidio agravado.

Lloreda, destituido de la institución por su presunta responsabilidad en una golpiza que recibió Ordóñez en el CAI de Villa Luz, y que según las autoridades le provocó la muerte, se escondió de las autoridades en la casa de un familiar ubicada en el barrio Margaritas, localidad de Engativá, en el occidente de la ciudad, indicó la emisora.

No obstante, la Policía logró ubicar el paradero de Lloreda en la noche de este jueves y desplegó un operativo para capturarlo; pero como no tenía una orden de allanamiento, no pudo ingresar a la vivienda.

El patrullero había pedido a la Fiscalía garantías para entregarse, pues decía que temía por su vida.

El otro uniformado señalado de la muerte de Ordóñez, Harby Damián Rodríguez, en cambio, sí fue detenido este jueves apenas se expidió una orden de captura en su contra.

Rodríguez, que al igual que Lloreda no aceptará los cargos que le imputará la Fiscalía, estaba con su familia cuando las autoridades lo detuvieron, procedimiento por el que su esposa quedó conmocionada por la detención.

Aunque estos dos patrulleros de la Policía son los principales sospechosos de haber causado la muerte de Ordóñez, estudiante de derecho de 44 años, hay una investigación en contra de 5 uniformados más que habrían participado en un plan para desaparecer pruebas del CAI.