La defensa de Juan Camilo Lloreda Cubillos entregó el poder, difundido por Semana, que les dio el uniformado para llevar el caso y otra carta en la que dice:

“Nuestro representado está dispuesto a presentarse ante cualquier requerimiento que el despacho judicial estime conveniente, previa comunicación con esta representación jurídica”.

La carta, firmada por el abogado Jesús Giraldo, pide que esa disposición quede en su proceso como un “antecedente de su colaboración con los hechos objeto de la presente investigación”, aunque no se refiere a que en este momento está prófugo de la justicia, pues no se ha podido hacer efectiva la orden de captura que pesa contra él.

Además, no señala la fecha en la que tiene previsto entregarse a las autoridades, pues dice que no tiene garantías para hacerlo, agregó Noticias Caracol.

El patrullero Cubillos sustenta eso en que cuando el CTI de la Fiscalía y la Policía hicieron el allanamiento para capturarlo, en la casa de sus padres, y no lo encontraron destruyeron la vivienda, dice la revista.

Mientras tanto, Harby Damián Rodríguez Díaz, el otro agente que se ve en el video aplicando choques eléctricos a la víctima, sí fue capturado hacia las 2:00 de la tarde de este jueves en su vivienda en el sur de Bogotá.

Desde entonces permanece en el Búnker de la Fiscalía a la espera de que en la mañana del viernes se adelante la audiencia de imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento.

Tanto Lloreda como Rodríguez son señalados de los delitos de homicidio agravado y tortura agravada por el asesinato de Javier Ordóñez.

No obstante, el abogado de Rodríguez Díaz afirma que su cliente desconoce qué pasó en el CAI Villa Luz a donde Ordóñez fue trasladado y de donde salió sin signos vitales para el hospital, según el testimonio de su acompañante.

Además del proceso penal, los uniformados también enfrentarán un juicio disciplinario en la Procuraduría por “abuso de autoridad en acto arbitrario e injusto y homicidio”.