El ataque ocurrió sobre las ocho de la noche cuando las dos personas regresaban de una cita que tenían con un negociante de carros, en el sector de la Zona Franca (en el occidente Bogotá), pues la contraparte nunca llegó al sitio acordado, informó Alerta Bogotá.

La emisora dijo que la pareja cruzaba por la calle 21 con carrera 88 A, cerca del conjunto residencial Bosques de Hayuelos, cuando fue interceptada por dos sujetos que iban en una motocicleta. Uno de ellos le propinó un disparo en el abdomen a la mujer, de aproximados 44 años, herida que le produjo la muerte luego de que la trasladaran al Hospital de Fontibón.

La víctima de la inseguridad en Bogotá fue identificada como Yady Jazmín Aguirre Rodríguez, y la frecuencia informó que “regresaba a su casa en compañía de su esposo luego de una fallida cita en la compra de dos vehículos por la suma de 70 millones de pesos”.

Esta versión fue ratificada por el coronel Marcel Calixto Villarte, oficial de Inspección de la Policía Metropolitana, que en diálogo con El Tiempo dijo que la pareja iba en un vehículo, y que había sido citada para cerrar un negocio de unos 70 millones de pesos con una persona que comercializa carros y motos en la Zona Franca.

“En el vehículo se encontraban dos personas, una de ellas con un disparo en el abdomen […] Ellos, supuestamente, venían de la negociación de unos vehículos, y el hombre resulta totalmente ileso”, agregó el oficial en el diario, y dijo que se le hará la entrevista al ciudadano para conocer en detalle lo que sucedió.

Otra versión que surgió en el sitio de los hechos, y que fue recogida por la frecuencia, es que presuntamente la pareja tenía “deudas con prestamistas”, pero serán las autoridades las que verifiquen esa hipótesis.

Este caso de aparente fleteo ocurrió un día después de que el concejal Emel Rojas alertara de un robo, también desde una motocicleta en Fontibón, a una mujer que estaba en un carro y que, dijo, resultó herida.

Esta es la denuncia del concejal, pues el hurto fue registrado por una cámara de seguridad. Lo que se evidencia allí es que, al parecer, los delincuentes venían siguiendo a las víctimas.