Saavedra, explicó su hermana en Séptimo Díapensaba que la época de pandemia era el “momento ideal” para hacerse una liposucción, por el hecho de permanecer en casa. En julio de 2020 empezó a buscar un médico para hacerse la intervención.

El joven contactó al cirujano plástico Manuel Javier Rincón, reconocido en Bogotá, que le hizo una valoración; posteriormente lo agendó para ir al quirófano, contó el programa de Caracol Televisión.

La cirugía estética de Saavedra fue programada para el 28 de julio, cuando la capital atravesaba el primer pico de la COVID-19; la familiar aseguró en la entrevista que él preguntó si era riesgoso hacerse la intervención por la pandemia, pero Ricón le dijo, según la hermana, que no había ningún problema.

Séptimo Día recuerda que para esa época los procedimientos quirúrgicos no urgentes estaban suspendidos en Bogotá, por la alta ocupación de camas UCI.

Pese a eso, el médico citó a Saavedra e hizo la cirugía. Cuando terminó, Rincón le aseguró a la familiar, contó ella, que todo había salido perfecto. No obstante, el joven duró horas sin despertar, por lo que ella se empezó a preocupar. La situación fue tan anormal, que exigió que la dejaran entrar.

“David estaba entubado, totalmente inconsciente, como si estuviera en coma”, relató. Después de 7 horas, el médico aceptó que el joven necesitaba una cama UCI.

“Me decían que la estaban consiguiendo [la cama UCI], pero que no era fácil por la pandemia”, agregó la hermana.

Cuando por fin consiguieron una unidad de cuidados intensivos con capacidad para atender a Saavedra (en la clínica Los Cobos, norte de Bogotá), la hermana descubrió que él sufrió un paro cardiorespiratorio durante el procedimiento estético. Ingresó con encefalopatía hipóxica.

El diagnóstico que le entregaron en Los Cobos era que había un 99 % que él  no se despertara y que su cuerpo se deteriorara hasta la muerte.

Una de las enfermeras de la clínica que atendió a Saavedra le aseguró al programa que habría varias irregularidades en el procedimiento que Rincón le hizo al joven (como el tiempo  que duró haciendo reanimación. cuando Saavedra sufrió el paro).

El drama de la familia aumentó cuando se dieron cuenta que la póliza que supuestamente cubría complicaciones médicas, y que fue entregada por el médico, antes de la cirugía, no existía.

Resulta que la solicitud del médico fue rechazada por la aseguradora, precisamente porque en esa época no se podían hacer procedimientos estéticos; el médico omitió esa información, insistió la entrevistada, y practicó el procedimiento.

Casi un mes después de someterse a la cirugía, el joven murió, y  el cirujano Rincón no quiso dar declaraciones en el medio. Mientras, la Fiscalía investiga el caso.

En este video se expone todo el drama familiar:

.