Carvajalino comenzó relatando cómo se dio la requisa que desencadenó una balacera y la posterior muerte de Caro, en la carrera Séptima con calle 79 (norte de Bogotá).

Detalló que detuvieron a dos sujetos que iban en una moto negra, después de recibir algunos reportes de atracos ocurridos en esa lujosa zona de la ciudad.

“Les hicimos la señal de pare, los abordamos; ellos descienden de la moto, se quitan los cascos y el maletín [de Rappi] y nos permiten el registro”, manifestó, en diálogo con Caracol Radio.

Después de hacerles algunas preguntas de rigor, Carvajalino contó que fue él quien les pidió a los individuos que abrieran la maleta de Rappi que llevaban (ahí estaban las armas).

“Se ponen nerviosos, pálidos, tiemblan mucho. Ahí, mi compañerito Caro los separa y les dice que por qué temblaban. Cuando él los separa, abren el maletín y ahí ya tienen el arma de fuego e impactan a mi compañero”, agregó en esa emisora.

Luego de algunos minutos de conversación, llegó una pregunta del periodista Gustavo Gómez que causó que Carvajalino se quebrara al responder.

¿Qué se le pasa por la mente cuando lo ve caer [a Caro]?”, preguntó Gómez.

“De todo, de todo viendo que es mi compañero y que me cae ahí muerto; yo no…”, intentó responder Carvajalino antes de que se le cortara la voz.

Después de algunos segundos, Gómez intentó retomar la conversación preguntándole al patrullero desde hace cuánto tiempo trabajaba con Caro.

“Tenía 20 días de estar trabajando con él”, respondió Carvajalino. Sin embargo, los dos policías se conocían desde hacía más de un año (compartieron en la Escuela de Policía), como bien había contado Carvajalino este jueves.

Finalmente, la conversación entre Gómez y el patrullero se cortó abruptamente por fallas en la comunicación.