Después de la polémica causada por sus declaraciones ofensivas contra las mujeres conductoras de Uber, el extaxista dijo en Blu Radio que está bastante aburrido y arrepentido.

Agregó que “es una persona como cualquier otra, [que] comete errores” y que perdió tres hijas.

En su diálogo con la frecuencia radial trató de justificar (de nuevo) sus frases insultantes: “Tal vez dije unas cosas en un momento de desespero al ver a mis amigos sin llevar para el diario”.

Lamentó su situación actual pues, según él, lo satanizaron y lo echaron de todo lado, a pesar de que lo único que ha hecho es “luchar y entregar la vida por el gremio“.

En medio de su defensa, Contreras aseguró que las frases que dijo contra las mujeres llegaron desde otro plano: “Fueron unas palabras que el diablo puso en mi corazón. Tal vez no le pedí a Dios que pusiera las palabras correctas y fueron, tal vez, mal interpretadas, porque no fue lo que yo quise decir”.

Finalmente, reiteró que existen varias amenazas de muerte contra él y su familia; incluso, denunció que lo esperan en moto “al pie dela casa”.