Expertos en cirugías plásticas aseguran que esos elementos y ese personal son indispensables en estos procesos tan complejos.

Sin embargo, la esteticista acudió a la casa de su paciente, en Bogotá, con los instrumentales que únicamente le cabían en la maleta. Lo más grave, según contó Fabián Díaz, hijo de la víctima, a Noticias Caracol, en el procedimiento usó “unos guantes que ya estaban utilizados”.

El caso fue denunciado en ese medio por los familiares de Leida García, de 52 años, quien la semana pasada se sometió a una liposucción y a un aumento de glúteos. Tres días después de la cirugía, la mujer se descompensó y ahora permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital La Samaritana.

“Cuando le sacaron grasa, ella estaba normal, bien. Pero, tres días después, cuando se mandó a poner los glúteos empezó a tener reacciones distintas. Se le pusieron los glúteos rojos, tenía parches por todo lado y la piel era muy brillante”, contó el hijo al noticiero.

Para Fabián Díaz, lo que más le llamó la atención es que la esteticista llegó a su casa en un carro, “sacó los instrumentos de un maletín, una maleta normal, no era algo muy esterilizado”.

No obstante, cuando Leida García empezó a presentar problemas de salud, asegura su hijo que la mujer lo llamó y le suplicó:

“Me decía: ‘¡Ayúdame, ayúdame! Si llevas a tu mamá al hospital no cuentes del proceso que yo hice’. Ella lo que hizo fue desaparecer. Me dijo que tenía un viaje a Miami y se iba a dos semanas a seguir trabajando en lo mismo”.

Finalmente, el familiar de la víctima manifestó en el informativo: “No hay esperanzas de que mi mamá viva. Sus glúteos los perdió. La bacteria que tiene ella en el cuerpo le invadió los huesos”.

Este lunes, los familiares de Leida interpondrán la denuncia formal ante la Fiscalía para que le hagan seguimiento a la esteticista que hace cirugías plásticas a domicilio.