Luego de que en Bogotá se reportaran cerca de 140 heridos durante las protestas del paro nacional, muchos de ellos luego de recibir impactos de balas de goma en los ojos por parte de agentes del Esmad, la alcaldesa Claudia López indicó que le pidió a la Policía Nacional que dejara de utilizar esos elementos.

“Le he pedido a la Policía que suspenda el uso de armas con balas de goma, que creemos —por la evaluación que hemos hecho— puede ser el principal causante de que tengamos jóvenes lesionados en sus ojos”, aseguró la alcaldesa este lunes.

Horas después llegó la respuesta oficial a esa petición, pero no fue la que ella esperaba. Fue el director de la Policía, el coronel Jorge Luis Vargas, quien durante una rueda de prensa descartó que los agentes del Esmad dejen de usar balas de goma ante los disturbios que se generen en medio de las protestas en diferentes ciudades del país.

“El uso de este tipo de lanzadora (la que dispara balas de goma) está autorizado por las Naciones Unidas, la tenemos autorizada en el marco reglamentario de la Policía Nacional. No es un arma de precisión, es un arma de menor letalidad. Es un dispositivo que usa la Policía solo para el control de disturbios“, declaró el coronel Vargas, justificando la continuidad del uso de las balas de goma.

El director de la Policía agregó que los agentes del Esmad que usan esas lanzadoras de balas de goma cumplieron todos los requisitos para poder accionarlas.

“Su uso no es para las manifestaciones pacíficas, es para los disturbios, dependiendo el incremento de la violencia utilizada (por los manifestantes)”, concluyó el coronel Vargas.

Por estas horas, en las redes sociales se están rechazando las numerosas denuncias que se han conocido de uso de la violencia por parte de las autoridades y hasta la ONU manifestó en las últimas horas su preocupación por el uso excesivo de la fuerza durante las manifestaciones.