Barreras dijo, en Caracol Radio, que el joven fue retenido en su parcela y apareció horas después torturado y asesinado. Cuestionó que no fue reportado oficialmente por nadie “ni como muerto en combate ni con miembro de una organización criminal”.

El senador, que desde su cuenta de Twitter reveló las denuncias, cuestionó el silencio del Ministerio de Defensa.

Ante el hermetismo con que se ha manejado el caso desde la cartera de Defensa, Barreras lanzó una serie de cuestionamientos al ministro Guillermo Botero.

“¿Qué le reportaron sus hombres? ¿Quiénes se lo llevaron vivo de la parcela? ¿Por qué aparece muerto? ¿Lo fusilaron? ¿Cuál es la razón de este asesinato?, se preguntó el parlamentario en Caracol Radio”.

Barreras agregó que la comunidad dice que Trompeta es un dirigente campesino de Corinto, que no tiene ninguna relación con exguerrillas ni disidencias, “aunque eso hay que confirmarlo”.

Sostuvo que las Farc dicen que el campesino no está en los listados de militancia del grupo, ni como partido ni como guerrilla.

Barreras, además, pidió una rigurosa autopsia para determinar si el cuerpo de Trompeta tiene heridas de fusil.

Previamente, el ministro Botero había dicho, también en Caracol Radio, que Trompeta Paví, “aparentemente”, murió en medio de una operación militar y que la denuncia por su deceso fue formulada en la Fiscalía.

Ante los señalamientos por la supuesta tortura de la que fue víctima Trompeta, el ministro dijo en la cadena radial que no tiene esa información y que no lo puede confirmar.

Botero agregó en la emisora que el cuerpo del joven iba a ser trasladado a la sede de Medicina Legal en Popayán, para la autopsia, y que después de los resultados se conocerán más detalles del caso.

El ministro le dijo a Caracol Radio que los miembros de la Fuerza Pública involucrados en el hecho pertenecen a la Tercera División del Ejército.

Además, sostuvo que está revisando el informe que le entregó esa División sobre los hechos y que mientras no coteje ese informe con la Fiscalía no se darán a conocer detalles. “Esto se podrá hacer una vez se haga la necropsia”, dijo Botero a ese medio.

Darcy Quinn, periodista de Caracol Radio, le dijo al ministro que los testimonios de la comunidad de Corinto apuntan a que “Jair Trompeta no era guerrillero, que el Ejército fue responsable del hecho y que lo torturaron metiendo una de sus manos en despulpadora de café”.

Botero dijo que, si fue así, en la necropsia quedará establecido.

“Lo mejor es atenernos a la versión de la Fiscalía y después de la necropsia se podrá decir si eso que se afirma es correcto”, concluyó.