La tesis de Bernal Cuéllar se basa, según CM&, en que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dijo en el fallo a favor de Gustavo Petro que “cualquier limitación de derechos debe fundarse en una sentencia condenatoria proferida por un juez en el curso de un proceso penal”.

En ese sentido, el exprocurador señal que Álvaro Uribe podría continuar como senador, “cuyo ejercicio supone la libertad personal del funcionario”, dice el noticiero, ya que la medida de aseguramiento es de manera preventiva, y no supone un “juicio de responsabilidad”.

Eso mismo fue lo que señaló la senadora Paloma Valencia, acérrima defensora de Uribe, que indicó en Twitter que, así como la Corte Interamericana dijo que no se podía destituir a Petro, tampoco se puede detener a un senador, “y menos al senador más votado de Colombia”, si no hay una condena.

“Finalmente más de 500.000 colombianos votaron por él [Uribe]. Se sentían representados por él. Y por una medida cautelar, terminan sin representación. Evidentemente, es otra de las fallas atribuibles a este proceso contra el [ex]presidente Uribe”, declaró Valencia.

La decisión a favor de Petro también advierte que no se puede destituir ningún funcionario elegido por votación popular.

Uribe, por su parte, sigue con su lucha para que su caso pase la justicia ordinaria, teniendo en cuenta que renunció a ser senador .

No obstante, esa decisión la tomará la Corte Suprema de Justicia, misma que le ordenó la detención domiciliaria.