La mamá, Lorena Cajamarca, explicó a Noticias Caracol que cuando caminaba con Samuel, su hijo, delincuentes se les acercaron y, por medio de la modalidad ‘cosquilleo’, le robaron el implante coclear que el menor necesita para escuchar y que solamente le sirve a él.

Cajamarca dijo que salía de una terapia del niño y cuando se dio cuenta ya no tenía el aparato, que tiene un valor de más de 40 millones de pesos.

Ella dijo ese implante no tiene reposición por  pérdida o por robo y por lo mismo, pidió a los ladrones que se lo devuelvan.

“Es un aparato que solo le sirve a él [menor]. Si lo van a vender [el implante] no se lo van a comprar porque no le sirve a ningún niños, además de Samuel”, aseguró la madre.

La mujer aseguró que ya puso la denuncia ante las autoridades y por eso el implante ya quedó bloqueado.

Samuel sufre un síndrome de retraso cognitivo, explicó su mamá en el noticiero, y el hecho de que no utilice el implante podría retrasar, además del habla, su desarrollo.