El general Nicacio Martínez Espinel concedió una entrevista, este miércoles, en W Radio, en donde se refirió al reciente escándalo de corrupción en el Ejército que ya tumbó a varios generales.

En medio de esa conversación, Julio Sánchez Cristo le preguntó por la pérdida de “400 llantas que supuestamente se vendieron en el mercado ilegal”, y le dijo que si acaso hubo “omisión de su parte” ya que aunque el caso se presentó hace unos cinco años atrás, al parecer llegó al despacho de Martínez cuando fue inspector de esa institución, en 2018.

No, Julio, en ningún momento. Este hecho se presenta en 2013, un hecho lamentable de la pérdida de unas llantas el cual fue investigado en su momento, y son unas presuntas irregularidades que se presentaron en la distribución de esos elementos, en ese mismo año”, dijo Martínez, y recordó que para ese entonces él comandaba la Quinta División del Ejército en Ibagué.

El alto oficial explicó en la emisora que luego de asumir el comando lo único que hizo fue “darles agilidad a esos procesos” para encontrar responsables, pero que no tuvo nada que ver ahí porque él no era competente.

Y agregó:

“En el año en que yo estuve de inspector, en el 2018, nunca me llegó ningún dato, ni tuve acceso a este hecho, que se presentó en el 2013”.

Fue en este punto que Caracol Radio detectó “contradicciones del general”, pues dice que en esa emisora dio “otra respuesta” cuando lo confrontaron con un documento de cuando ya era inspector.

En ese documento, Martínez “daba instrucciones a un subalterno sobre el caso”, y por eso la emisora compartió un fragmento de lo que el oficial dijo al respecto.

Martínez: “El 26 de abril (de 2018) sí era inspector”.

Caracol Radio: “O sea, ¿usted si conoció el documento del caso?”.

Martínez: “Pues sí. Si está firmado por mí fue que yo lo conocí, porque hice lo que me correspondía hacer”.

De hecho, la emisora compartió varios documentos sobre la pérdida de esas llantas para advertir que en este caso hubo firmas falsificadas, falsos testigos y un supuesto intento por ocultar el escándalo de parte de altos mandos que estarían involucrados.

“[…] al verse descubiertos habrían puesto en marcha un plan para incriminar a subalternos y culparlos de las actuaciones irregulares”, agregó la emisora.