El incidente ocurrió cuando Sara Sofía Montenegro salió de un bar nocturno ubicado en la avenida Panamericana de donde salió alcoholizada a tomar un vehículo que prestaba servicio pirata para devolverse a su casa, relató Noticias Uno.

Los sujetos aprovecharon su estado para llevársela hasta una vereda apartada en donde pretendían abusar de ella, pero al percatarse de que biológicamente era un hombre se llenaron de ira.

Golpeada e incluso apuñalada, Montenegro logró huir y fue auxiliada por un grupo de habitantes locales con quienes se encontró.

Sin embargo, cuando se presentó a las autoridades, estas se demoraron en ayudarla porque no tenían claridad sobre su identidad de género, señaló un funcionario de la Alcaldía local al noticiero.

Julio Ospina, miembro de la Unidad de Diversidad Sexual, manifestó su inconformismo por la manera cómo se atendió la denuncia, pues “se demoraron cerca de ocho días en legalizar la documentación en Medicina Legal y en la Fiscalia”, puntualizó en el diario Extra de Pasto.

El representante de la comunidad LGBTI agregó que ya que se oficializó el caso, solicitará las grabaciones de las cámaras de seguridad de la zona, con el fin de facilitar la identificación de los agresores a través de las placas del auto que utilizó.

Y agregó que este tipo de reacciones de la Policía tienen un efecto psicológico porque revictimizan al no tener la atención inmediata necesaria por tener una orientación sexual diferente, citó Extra.