El caso del padre Bernardo Londoño solo se conoció esta semana, después de ser grabado en una iglesia de la capital del Cauca sin portar tapabocas, dando la hostia a varios fieles con las manos desnudas y directamente en la boca, tal como se ve en las imágenes divulgadas por Noticias Caracol.

El secretario de Salud de Popayán, Óscar Ospina, dijo a ese medio que Londoño también ha permitido aglomeraciones en su parroquia e incluso ha permitido que estuvieran presentes personas de la tercera edad sobre las que rige una prohibición para salir a las calles.

Sin embargo, RCN Radio agrega que la situación no es nueva, pues Londoño nunca habría dejado de hacer misas pese a las medidas de cuarentena obligatoria impuestas por el Gobierno desde marzo pasado. Además, no solo las haría los domingos, sino también dos veces al día entre semana.

“Aquí no hemos parado nosotros porque es que la gente necesita de la abundancia de Dios”, dijo el presbítero a esa emisora. “Nadie nos ha puesto problema, ni la policía que pasa e incluso a veces e ingresa aquí”, comentó.

Iván Marín López, arzobispo encargado de Popayán, dijo al noticiero que “las iglesias deben estar cerradas”, pero ni él ni Ospina dieron explicaciones sobre por qué esta conducta se ha mantenido durante tantos meses sin que se enteraran.

Según datos del Ministerio de Salud, Popayán tiene 299 casos de COVID-19 hasta este miércoles 15 de julio, mientras que en el departamento hay 858.