“Cuando escuchó este tipo de afirmaciones así, así de tajantes, me siento perseguido por creer. Es como si fuera un delito confiar, creer en Dios, rezar, orar alabar. No me digan a mí, que con todas las medidas de seguridad, 30 personas no pueden ir a un templo a orar. Tienen que respetar a las personas que creen”, dijo Linero ofuscado.

El panelista de la emisora se refirió específicamente al pronunciamiento que hizo López en un en un foro en con varios senadores, donde manifestó que era “insólito” que el Gobierno emitiera un protocolo para abrir las iglesias, cerrando la posibilidad de que los templos de Bogotá reabran, en medio de la pandemia.

Linero no puede creer que se permita la reapertura de otros sectores de la sociedad, y no el de las iglesias que, dice él, son un espacio que además le ayuda a muchas personas a “manejar la ansiedad y las enfermedades emocionales”.

“Parecería que todos los que creemos somos unos pobres inútiles que nada sabemos hacer”, agregó Linero.

El locutor, antes sacerdote, reconoció que en este momento la prudencia es vital para evitar la propagación del virus, pero aseguró que lo que quiere es que “respeten la posibilidad de juntarnos para orar”, pues “los derechos no solo son para los liberales”.

Linero concluyó que no está pidiendo que “seamos irresponsables”, pero que no se puede cercenar el derecho a los demás.