En varias imágenes compartidas por la administración se ven los ríos de basura obstruyendo los canales antes de ser retenidos por barreras para evitar el deterioro del ecosistema y la contaminación en cuerpos de agua más grandes. De acuerdo con El Tiempo, solo del obstáculo del arroyo Don Juan fueron extraídas 140 toneladas de basura en los últimos días.

“No puede ser que cada vez que llueva algunos miembros de la comunidad se dediquen a deshacerse de toda clase de elementos arrojándolos a los canales de los arroyos”, indicó Alberto Salah, gerente de la Agencia Distrital de Infraestructura de esa ciudad al medio.

El funcionario destacó en el rotativo que los trabajos de limpieza se han venido intensificando para hacer menos vulnerables los entornos ante la presencia de la COVID-19 en la ciudad.

Según el último reporte del Ministerio de Salud, en el Atlántico hay confirmadas 21.189 personas infectadas con la enfermedad.

“Estamos trabajando con la comunidad para que estas malas prácticas sobre la disposición de residuos sólidos, que nos afectan a todos, desaparezcan por completo. Esto es algo que depende de cada uno de nosotros”, agregó Salah en el diario.

La Alcaldía de Barranquilla agregó, según el medio, que con la ayuda de los obstáculos en los diferentes arroyos y la extracción de la basura, se frena en gran parte el desarrollo de enfermedades como el dengue, zika y chikunguña.